Entiendo que un planteamiento de esa naturaleza ha debido hacerse personalmente al señor Presidente, desconozco las razones y el trasfondo de la forma pública en que se me dirige dicha comunicación.

Al analizar su contenido observo que la misma NO REFLEJA el planteamiento de quienes la suscriben, en lo referente a las razones fundamentales de su RENUNCIA.

La solicitud de nuestro Consultor Jurídico y Vice-Presidente de la Junta Directiva, de someter las diferencias que subsistan a una COMISION DE ARBITRAJE, sobre la materia atinente al complemento del pago de la deuda contraída por la ocupación de las habitaciones de nuestras residencias, de parte de los directivos del período 2010-2012, constituyó de parte de los directivos 2012-2014, en un número de nueve (9), el origen de una controversia que derivó en posiciones irrenunciables de parte de éstos últimos.

En mi condición de Presidente y por ende líder, adelante las diversas alternativas para la búsqueda de una solución, en donde privara el interés institucional y el bienestar de los socios.

El miércoles 25 del presente mes, en reunión con dos directivos, en representación de los que ahora han renunciado, les anuncie el resultado de mis conversaciones con el Consultor Jurídico y Vice-Presidente de nuestra institución, en las cuales me señaló  que NO HARIA PUNTO DE HONOR el mantener su solicitud de ARBITRAJE, aunado a una reunión o conversatorio entre las partes en controversia, a los fines de dilucidar cualquier interpretación de las palabras expresadas, de parte y parte, en el desarrollo de la situación planteada.

Así mismo, les manifesté que le había solicitado, formalmente, al Coordinador del COMITÉ DE EXPRESIDENTES, Doctor Enrique Luque, convocara a dicha entidad, para que en base a su sabiduría y vivencias mediara en la solución de la controversia existente.

Me manifestaron que su posición era firme y su pedimento se centraba, a los efectos de solucionar la crisis, en la RENUNCIA del Vice-Presidente y Consultor Jurídico, considerando que la intervención del COMITÉ DE EX PRESIDENTES, poco le aportaría a una posible salida de la CRISIS.

Finalmente, su respuesta fue la publicación de la CARTA AL PRESIDENTE, en nuestros medios de comunicación internos y la CONVOCATORIA a la ASAMBLEA EXTRAORDINARIA, en la prensa nacional, para que la misma conociera sobre su RENUNCIA; todo ello aconteció el día viernes 27 de junio del presente año.

He hecho el mayor de los esfuerzos para propiciar un avenimiento entre las partes, una de ellas se mantuvo en una posición irreversible y no acogiendo la solicitud de reunirnos con el COMITÉ DE EXPRESIDENTES, en la cual se le exhortaría a darnos luces para encontrar una salida favorable al conflicto existente.

De mi parte, seguiré en la búsqueda de respuestas y acciones que contribuyan a la construcción del: ¡Club que Todos Queremos!

 

Ingeniero Rubén Manzur Pacheco

Presidente de la Junta Directiva del Club Puerto Azul.

Ciudadano Presidente del Club Puerto Azul.
 
En la sesión de Junta Directiva del pasado día jueves 19  al tener conocimiento de una solicitud de convocatoria de asamblea extraordinaria, en la que nueve de los directores (principales y suplentes) presentaría la renuncia a sus cargos, usted hizo una intervención relacionada con el “liderazgo y la resolución de conflictos”, cuyo texto publicó en la edición de “El Farito” correspondiente a ese fin  de semana.
En las actuales circunstancias, más allá de consideraciones de tipo académico, el hecho sustantivo que  se debería resaltar, se relaciona con la circunstancia de que, en año y medio de su gestión como presidente y con el actual anuncio de renuncia anteriormente mencionado, de un total de catorce directores, entre principales y suplentes, tres han renunciado formalmente a sus cargos,  una ha dejado de asistir a las reuniones y nueve han anunciado su interés en renunciar, para un total de trece, es decir, el 93%, poniéndose en evidencia la existencia, no de un conflicto sino de una catástrofe, lo cual, con poco margen de equivocación, coloca en tela de juicio el liderazgo de quien ejerce la presidencia y consecuentemente, su capacidad de anticipar y resolver los conflictos que generaron las acciones señaladas.
Quien se considere a sí mismo como líder de un proceso, debería estar en condiciones  de interpretar el momento en el cual, esa condición de líder, por las razones que sea,  se encuentra mermada,  al extremo incluso de casi desaparecer.
Luego de una profunda introspección explorando las posibles razones que pudieran explicar lo acontecido, consideramos una obligación del “líder” la búsqueda de soluciones que pudiesen llegar incluso a plantearse la retirada, para ocasionar el menor daño posible a la organización o la comunidad  a la cual, en un momento, decidió servir.
Se han producido acercamientos por parte de algún miembro de la Junta Directiva,  con el objetivo de exponer posibles vías de solución a la problemática existente, con resultados totalmente  infructuosos, como consecuencia de una posición absolutamente rígida en cuanto a los planteamientos formulados.
Basándonos en la exposición anterior y en los hechos, particularmente en los acontecimientos de los últimos meses, los cuales desencadenaron la actual crisis y teniendo como norte el mantenimiento de la estabilidad institucional del Club y la tranquilidad emocional de sus asociados, consideramos que la renuncia del equipo presidencial, constituido por el presidente y el vicepresidente del Club, sería su mejor contribución  al logro de ese magno objetivo.
 
Atentamente
Junta Directiva Club Puerto Azul
 
Caracas 23 de junio de 2014.
 

Página 59 de 66

Go to top